la frase del mes

"La física es como el sexo. Seguro que tiene una utilidad práctica, pero no es por eso que lo hacemos" Richard Feynman

La difícil, la que usa el salmón... // 1ª Parte: Futuro

|
Viajar en el espacio resultaba impensable no hace mucho tiempo, cuando cohetes espaciales y viajes a la Luna no eran más que tópicos de ciencia-ficción. Sin embargo, abandonar nuestra atmósfera es ya el viejo sueño superado de nuestros abuelos y en la actualidad fantaseamos con hoteles geoestacionarios, bases lunares o llegar a Marte . Sueños posibles, factibles. Su realización casi depende exclusivamente del empeño con que se aborden, del esfuerzo, del interés y, por supuesto, del coste económico; al margen del tiempo que requieran. La consecución de estas metas no presenta graves inconvenientes tecnológicos, ni desde luego teóricos; pero hay otras que, aunque rayanas en el límite de lo popularmente realizable, no presentan tampoco problema teórico alguno y sí únicamente material.
Uno de estos grandes sueños es el viaje en el tiempo al futuro.

¡Ey, Doc!


La posibilidad de viajar al futuro se asienta sobre uno de los dos grandes logros de la física y del pensamiento del siglo XX: la teoría de la Relatividad de Einstein rompió con los conceptos de espacio y tiempo absolutos imperantes hasta el momento*. La experiencia nos dice que un kilómetro es un kilómetro tanto para mí, que estoy en mi casa sentado escribiendo estas líneas, como para el pasajero de un tren de alta velocidad; así como una hora es una hora tanto para mí como para dicho viajero. Y es cierto, éste y cualquier otro ejemplo cotidiano al que recurramos. Sin embargo, el espacio y el tiempo deja de ser absoluto cuando comparamos "mis kilómetros y mis horas" con las que puede medir un tipo que viaja en una nave de velocidad próxima a la de la luz**. El espacio y el tiempo que este tipo mide son diferentes a los que yo mido por el simple hecho de viajar a una velocidad tan alta. Sin entrar en las expresiones matemáticas de las que se desprende, sin profundizar más en detalles o definiciones, diremos que:


A velocidades lumínicas, el tiempo se dilata y el espacio se contrae

Supongamos que mi hermano, el tipo de la nave, sale de mi casa a hacer un recado a Júpiter a las 13:00. Le digo: "oye, te quiero aquí a las 13:30 que tenemos que visitar a la abuela en Marte, no tardes". Cuando vuelve no puedo disimular mi enfado: "Ya te vale, ¿no?, ¿no habíamos quedado a las 13:30?"; y el tío, ofendido y todo, me enseña su reloj -que marca exactamente las 13:35- y me espeta: "¡Joder, por cinco minutos... qué exigente!". Y ahí es cuando en lugar de ponerlo a caldo prefiero callar e indicarle el viejo carrillón que el abuelo nos legó. Marca las 15:00. "¿Qué? Las 13:30, ¿no?...¿y Einstein?... ¡pues eso, un chiflado!".

¿Se le ha estropeado el reloj a mi hermano? No, en absoluto. Su reloj ha marcado sin el mínimo retraso cada segundo. Y el viejo carrillón del abuelo lleva noventa años sin fallar. ¿Entonces? Ajá, el tiempo se ha dilatado para mi hermano debido a la velocidad que ha alcanzado con su nave. Dicho de otro modo, en comparación con una hora marcada por mi carrillón, su hora es mucho más larga... aunque para él sigue siendo "una hora de lo más normal". Es como si el tiempo hubiese transcurrido más lentamente para mi hermano***.

La situación arriba escenificada sería la versión cotidiana de la conocida "Paradoja de los Gemelos", que podrá ser de todo menos paradoja. En menos líneas que la anterior, dice más o menos lo siguiente: un intrépido chaval de quince años emprende un viaje por el espacio en una nave que viaja a velocidades casi tan altas como la de la luz. Se despide de su hermano gemelo antes de partir. Éste lo espera. Un año. Dos. Diez. Después de setenta años, cuando ha perdido la esperanza de volver a ver a su hermano, regresa; su hermano regresa, pero con una edad de treinta años.

Para el gemelo que se quedó, los años se han sucedido con normalidad. Para el gemelo que partió, el tiempo se ha dilatado, ha fluido más despacio. Cuando se marchó, su hermano tenía quince años; cuando regresó, tenía ochenta y cinco. En cierto modo, ¿no ha viajado al futuro?

Aprovechar la naturaleza relativa del tiempo es una forma de viajar al futuro. Si dispusiéramos de la tecnología necesaria, una máquina del tiempo para viajar al futuro podría consistir en una nave espacial capaz de alcanzar velocidades casi como las de la luz. Orbitaría alrededor de la Tierra a esa velocidad de vértigo un determinado tiempo y, al regresar a la Tierra, habrían pasado años o siglos, dependiendo del tiempo que hubiese permanecido orbitando.

Pero esta máquina del tiempo es un fraude: no le permitiría regresar a su época y contarle a su familia lo que le depara a la Tierra. La treta relativista nos permite ralentizar el flujo del tiempo, no cambiar su sentido de avance. Es decir, no nos permite viajar al pasado. Para lograrlo tendríamos que desobedecer su flecha. Tomar una dirección... más difícil. ¿Os vais a perder la 2ª Parte de "La difícil, la que usa el salmón"?

Lo que de verdad se necesita es este condensador de fluzo... que funcione, claro

-----------------------------------------------------------------


*El otro gran logro es la Teoría Cuántica, que rompe con el determinismo de los sucesos físicos imponiendo restricciones sobre el conocimiento total de los sistemas que estudia. Otra gran brecha filosófica controvertida si consideramos la capacidad para predecir sucesos el principal potencial de la física.


**La velocidad de la luz, c, es de 300.000.000 m/s ó 300.000 km/s... o la suficiente para dar la vuelta al mundo por el ecuador en 0.13 segundos. La velocidad de la luz es una constante física: su valor es equivalente para todo sistema de referencia.

***No ejemplificamos aquí la contracción espacial: las distancias se acortan para los cuerpos que se mueven a velocidades luz en la dirección del movimiento.

****P.D.: He incluido este artículo en la sección "astronomía". No es la más apropiada, pero por el momento la dejamos así. ¿ok?

2 comentarios:

Fran dijo...

Espero con ansia la segunda parte.
;)

Valandil dijo...

2nd part, please.
I can't wait!!!!!